De lo fantástico a lo real - elistmopty

Breaking




Print Friendly and PDF

Monday, 29 January 2007

De lo fantástico a lo real

Publicado en el Panamá América


El término "Realidad", según el Diccionario de la Lengua Española, se define como “lo que es efectivo o tiene valor práctico, en contraposición con lo fantástico e ilusorio", significado que aceptaremos como un valioso auxiliar aplicable al resultado de las encuestas que favorecen la gestión gubernamental con altos porcentajes de aceptación.


Si aplicamos la primera parte de la definición, “lo que es efectivo o tiene valor práctico", podríamos decir que el resultado favorable o no de las encuestas no se traduce necesariamente en una gestión efectiva; no tiene valor práctico más allá de mostrarnos la percepción de algunos ciudadanos con una visión particularmente coincidente y que no ven los noticieros locales, no leen periódicos nacionales y, lo que es más probable, no transitan nuestras congestionadas calles.

Aquellos seleccionados ciudadanos encuestados deben, seguramente, estar residiendo en sectores exclusivos de nuestra urbe metropolitana, donde sólo se accede por vía aérea y que cuentan con cuerpos de seguridad privados.
Esta interpretación podría ser interpretada como antojadiza. Sin embargo, la realidad de nuestra atribulada nación, que no se limita a la ciudad capital, está en contraposición con los resultados favorables de las encuestas.


Esta alta aceptación de la gestión gubernamental debería estar reflejada en hechos palpables que mejoren los niveles de vida de nuestros ciudadanos. Bajo el paraguas de esa encuesta, se esperaría que existieran bajos niveles de desempleo, escasos actos de criminalidad, niveles de pobreza imperceptibles, soluciones habitacionales al alcance de la clases humildes, servicios de salud adecuados y, sobre todo, seguridad ciudadana. Esto no es así, a menos que estemos conviviendo con ciudadanos que comparten una realidad paralela, distinta de la del resto de lo mortales.


Los hechos nos muestran que cada día se efectúan actos delictivos que desafían las producciones más espectaculares creadas sólo para el entretenimiento de una clase media de los países desarrollados aburrida por la rutina. Los secuestros, asaltos, tumbes de drogas, comunidades indígenas asediadas, linchamientos en nuestras propias cárceles, barrios impenetrables desde que cae la noche, narcotraficantes que hacen de las suyas sin ley que los detenga, es nuestra realidad de todos los días. Si añadimos el fracaso de un sistema de salud y el colapso de nuestro sistema de trasporte que fue evidenciado con la trágica pérdida de vidas, esta encuestas carecen de valor práctico porque en nada contribuyen a remediar la maltrecha situación del ciudadano de a pie y no mejoran su calidad de vida.

Con esta realidad divorciada del valor práctico de las encuestas, parecería poco acertado insinuar que el actual gobierno pudiera albergar alguna posibilidad, aunque muy remota de perpetuarse en otro período después del 2009. Ahora, si analizamos la segunda parte de la definición que nos dice que la realidad está "en contraposición con lo fantástico e ilusorio", esto es perfectamente aplicable.


La miopía de nuestra llamada oposición política, incapaz de converger en un solo bloque que represente un verdadero adversario para los actuales gobernantes, convierten lo fantástico e ilusorio de una continuidad del actual gobierno en un hecho real fácilmente alcanzable.
Comentarios en: o

No comments:

Post a Comment

También le puede interesar…