La ‘propuesta casi cien’ y el redondeo

Por: Gabriel J. Perea R. @elistmopty

En los comercios encontramos esos tiquetes con los precios “casi cien”. Nunca son precios redondos, siempre están acompañados de un sencillo que nunca es cero.

Por ejemplo cuando vemos 99.99 no es más que una ilusión para darnos la percepción de que no estamos pagando cien, sino una cifra inferior que por un centavo es lo mismo que cien.

Este es el caso de la propuesta “casi cien”, que en el fondo debería ser cien, porque como 99.99 no llegan, y de llegar tendría muchos problemas como tal.
En qué basamos esto. Primero este es un país partidista, el poder se maneja con los partidos políticos y los poderes económicos que los sustentan, lo que impide que cualquier propuesta realmente independiente prospere o tenga real oportunidad, por esto vemos que la propuesta “casi cien” se amarró a los patrióticos, buscando el redondeo.

Lo que significa la negociación de espacio políticos para la repartición del poder.

Por otro lado, es indiscutible que a la Asamblea Nacional de Diputados serán elegidos indiscutiblemente miembros del Partido Revolucionario Democrático —PRD— y del Partido Panameñista mayoritariamente.

En el caso hipotético de que sea elegido un presidente que no pertenece a ninguno de los dos bandos, tendríamos un gobierno inoperante o que tendría que pactar con alguno de los bandos para redondear el cien y poder gobernar.

Si no se logra una mayoría de diputados no se logrará concretizar los proyectos prometidos al pueblo, el cual reclamara rápidamente la factura. En este momento puede desatarse un divorcio prematuro al descubrir que proviniendo del grupo empresarial, que son los que nunca ponen las cifras redondas, será más que imposible convencerlos a ellos mismos de que las reglas del juego cambiaron a favor del pueblo y que ya no se permiten las cifras acompañadas con algún sencillo.

De todo esto podríamos deducir que la propuesta 99.99, a pesar del gran esfuerzo propagandístico es un cien incompleto y adolece de desperfectos estructurales, como sus aliados políticos veteranos a los que se les tendrá que otorgar espacios. No tendrá la capacidad, proviniendo de las mismas filas empresariales, de alterar el status quo comercial. No tiene una plataforma que pueda colocar un número significativo de diputados para obtener el respaldo a la gestión de gobierno.

Pareciese que al 99.99 no le queda otra alternativa que redondearse para ser cien y presentar otra propuesta de tres cifras tradicional, lo que equivaldría a la unión de toda la oposición.

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios

Su opinión es importante, lo invitamos a comentar al final de la publicación y compartir en las redes sociales