El Colesterol y los Triglicéridos


El colesterol es una sustancia cerosa, grasosa y suave que se encuentra en todas las partes del cuerpo, entre ellas, el sistema nervioso, la piel, los músculos, el hígado, los intestinos, el corazón, la sangre y todas las células del cuerpo.

El colesterol es una molécula hidrófoba (no soluble en agua), por tal motivo necesita una proteína transportadora para viajar a través de la sangre y llegar hasta donde sea necesario. 

Las dos principales sustancias grasas presentes en la sangre son el colesterol y los triglicéridos.  Cuando se combinan las  grasas con las  proteínas transportadoras se denominan lipoproteínas. Las principales lipoproteínas son los quilomicrones, las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y las lipoproteínas de alta densidad (HDL).

Los triglicéridos son un tipo de grasa presente en el torrente sanguíneo y en el tejido adiposo, que también es insoluble en agua, y necesita proteínas transportadoras para viajar en la sangre.

Cada tipo de lipoproteína sirve para un propósito diferente y se descompone y es eliminado de formas ligeramente distintas. Por ejemplo, los quilomicrones se originan en el intestino y transportan ciertos tipos de grasas digeridas desde los intestinos hacia la sangre. Luego una serie de enzimas extraen la grasa de los quilomicrones para utilizarla como energía o para acumularla en las células adiposas. Por último, el quilomicrón restante, despojado de la mayor parte de su grasa (triglicérido), es extraído de la sangre por el hígado.

Funciones del colesterol
Estructural: componente muy importante de las membranas plasmáticas
Precursor de la vitamina D: esencial para el metabolismo del calcio
Precursor de las hormonas sexuales: progesterona, estrógenos y testosterona
Precursor de las hormonas corticoesteroidales: cortisol y aldosterona
Precursor de las sales biliares: esenciales en la absorción de algunos nutrientes lipídicos y vía principal para la excreción del colesterol corporal

El cuerpo necesita al colesterol para trabajar bien, pero los niveles demasiado altos pueden resultar mortales.

Cuando usted tiene el colesterol alto, puede desarrollar depósitos grasos en los vasos sanguíneos. Esta acumulación se denomina placa y reduce o incluso detiene el flujo sanguíneo, lo cual puede causar un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular u otra cardiopatía grave.

El colesterol elevado en la sangre es llamado hipercolesterolemia y puede ser hereditario, pero a menudo es prevenible y tratable. Hiperlipidemia es el aumento de los niveles de grasas en la sangre (colesterol y triglicéridos).

¿Quiénes tienen mayor riesgo de padecer hipercolesterolemia y/o hiperlipidemia?

Personas mayores de 40 años
Es más común en las mujeres que en los hombres
Personas obesas
Personas con insuficiencia renal
Personas alcohólicas
Personas de vida sedentaria
Pacientes con diabetes

Síntomas y diagnóstico
El colesterol alto en la mayoría de las ocasiones no produce síntomas. Una prueba de sangre es la única manera de detectarlo.

Ocasionalmente los depósitos de grasa en el cuerpo pueden:
Formar abultamientos en los tendones y la piel (xantomas)

Las concentraciones muy elevadas de triglicéridos (800 mg/dl y más) pueden causar un aumento del tamaño del hígado y del bazo, así como síntomas de pancreatitis, como un fuerte dolor abdominal

Para diagnostico precisos consulte a su médico de cabecera. 

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios