El Sueño Americano

Por José Figueroa 

Enviado el 25/08/2015, clasificado en Drama  
La mujer no quiso voltear su cabeza, contuvo sus lágrimas para que sus dos pequeños hijos no la vieran llorar.
-Les enviaré dinero para que puedan estudiar, quiero que su destino sea distinto al mío- Dijo a sus hijos con voz firme, para atenuar el dolor de la despedida.
-¿Mamá, cuándo volveremos a verte?- Preguntó el hijo mayor
-No lo sé- Contestó, ahora con la voz entrecortada.
El niño, se apegó al cuerpo de su madre como un caracol marino asido  a la roca, no pudo contener el llanto.
-Por favor prima querida, cuídamelos, pronto te enviaré dinero para el sustento-
Su equipaje era una mochila con lo mínimo indispensable, los viajes inciertos precisan de poca ropa, sólo útiles de aseo y una muda de ropa, lo que sí aquella mochila iba atiborrada de esperanza matizada de ansiedad y temor. Una bolsa con frutas y una hogaza de pan mitigarían el hambre, un bidón con tres litros de agua saciaría su sed.
Hacía calor en la Estación Ferroviaria de Arriagada y una  muchedumbre de migrantes esperaba embarcarse.
Y el sol empapaba su cuerpo de sudor; a codazos se iba ganando un espacio, le provocaba miedo el rechinar de las ruedas de acero; con el correr de las horas sólo quería tumbarse y dormir un sueño largo, para olvidar su origen. 
Se apoyó entre dos cuerpos que yacían recostados sobre el techo del vagón, vencida por el cansancio se durmió. A veces los sueños cuando están a punto de cristalizarse, suele ocurrir lo inesperado. La cuncuna metálica, serpenteó bruscamente como una Anaconda en busca de su presa. Nilbia Pacheco: centroamericana de origen y destino, despertó del "Sueño Americano" con sus piernas cercenadas sobre los durmientes de la línea férrea. "El Tren de la Muerte” continuó su marcha despiadada; era sólo una indocumentada más, una excluida que caía accidentalmente del vagón que la llevaría al paraíso.

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios

Puede interesarte