Gastritis



La gastritis es la inflamación, irritación o erosión de la mucosa gástrica (revestimiento de la parte interna del estómago). 

Puede ser: 

Aguda: cuando se produce de forma abrupta o repentina

Crónica: cuando se produce de forma gradual y permanece a lo largo del tiempo


Síntomas
No siempre causa síntomas, aunque los más comunes son:
Dolor urente, molestia o ardor en la parte superior del abdomen. El dolor puede ser desencadenado o exacerbado por ciertos alimentos irritantes y mejorar con la ingesta de otrosNáuseasVómitosDistensión abdominalSensación de plenitud en la parte superior del abdomen después de comerIndigestiónPérdida del apetito

Causas
Usualmente se produce por lesiones  en la mucosa gástrica. Existen factores de riesgo que pueden generar el inicio de la lesión en la mucosa gástrica. La mucosa gástrica es la parte que cubre la cara interna del estómago y la protege de los jugos gástricos que cumplen su función en el proceso digestivo. Al estar lesionada o debilitada, los jugos gástricos aumentan el daño y la inflamación en la mucosa gástrica.

Factores de riesgo
Consumo excesivo de alcohol: el alcohol puede irritar y erosionar el revestimiento del estómagoEstrés: el estrés severo, causado por una cirugía mayor, por lesiones, quemaduras o infecciones severas puede causar la gastritis aguda

Infección bacteriana: Helicobacter pylori es una bacteria que vive en la mucosa del estómago, la cual puede causar daño en el revestimiento gástrico de algunas personas. La causa por la que algunas personas desarrollan gastritis es por culpa de esta bacteria, no está claro, pero se cree que el estilo de vida (estrés, cigarrillo, alcohol, etc.) es determinante. Sin tratamiento la infección puede originar úlceras y cáncer de estómagoEl uso regular de algunos medicamentos (analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos) puede causar la gastritis aguda y la gastritis crónica

Personas mayores: tienen un mayor riesgo de padecer gastritis ya que el revestimiento del estómago tiende a adelgazar con la edad. Las personas mayores también son más propensas a tener infección por H. pylori o trastornos autoinmunes

Reflujo biliar: la bilis es una sustancia que se produce en el hígado, se almacena en la vesícula biliar y es secretada al intestino delgado para ayudar a digerir las grasas. El esfínter pilórico impide que la bilis pase al estómago. Alteraciones en el esfínter pilórico pueden lesionar la mucosa gástrica al permitir el paso de bilis hacia el estómago

Gastritis autoinmune: se produce porque el cuerpo ataca a las células que componen el revestimiento del estómago. Es más común en personas con otros trastornos autoinmunes como la enfermedad de Hashimoto y la diabetes tipo 1

Anemia perniciosa: es una forma de anemia que se produce cuando el estómago carece de una sustancia natural necesaria para la absorción y digestión de vitamina B12

Infecciones por VIH/SIDA

Enfermedad de CrohnInfecciones parasitarias
Si la gastritis no es tratada puede conducir a una pérdida grave de sangre, o en algunos casos, puede aumentar el riesgo de cáncer de estómago.

Diagnóstico
Para el diagnóstico de gastritis, el médico utilizará la herramienta que le brinda un buen interrogatorio de los síntomas, exacerbantes, atenuantes, evolución de la enfermedad, antecedentes personales y familiares, factores de riesgos presentes. También realizará un examen físico completo y podría requerir los siguientes exámenes complementarios:

Endoscopia digestiva alta: para examinar el revestimiento del estómago y la inflamación. De ser necesario  realizará una biopsia para su posterior análisis en el laboratorio

Análisis de sangre: ayudara a evaluar la presencia de anemia, anemia perniciosa o infección por H. pylori

Examen de heces: sirve para detectar la presencia de sangre en las heces, H. pylori o parásitos

Estudio radiológico en serie con bario: una serie de rayos X brindan imágenes del esófago, el estómago y el intestino delgado para detectar anomalías

Tratamiento

Cambios en el estilo de vida:Realizar comidas más pequeñas y frecuentesEliminar los alimentos irritantes, picantes, el alcohol, los ácidos, las frituras o grasas, los colorantes, los refrescos, las comidas muy calientes o muy fríasTratar de reducir el consumo de analgésicos o antiinflamatorios no esteroideosTratar de manejar el estrés y considerar la meditación, el yoga o el tai chi

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios