La dieta mediterránea


La dieta mediterránea es la dieta tradicional que cuenta con un mayor respaldo científico y todos conocemos en qué consiste: un consumo alto de frutas, verduras, pescado, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva, y bajo en carne roja, azúcares y grasas saturadas. Pero, además, un componente importante es la práctica de ejercicio.

Dado que es la dieta que se utilizaba en nuestro país hasta hace no mucho, es muy fácil de seguir. Pero hay que tener en cuenta que lo que hoy podemos entender como "dieta mediterránea" no siempre corresponde a lo que los científicos entienden como tal.

Hasta la fecha, la investigación de mayor envergadura que se ha realizado sobre nutrición y salud a nivel mundial ha demostrado científicamente que la dieta mediterránea enriquecida con frutos secos y aceite de oliva virgen extra reduce en un 30% el riesgo de infarto de miocardio, de accidente vascular cerebral o de muerte por causa cardiovascular.

Estas son las pautas principales de la dieta:

El consumo total de grasas debe ser menor del 35% de la energía consumida, y las grasas saturadas no pueden superar el 8%.
Se debe consumir pollo o pescado dos veces a la semana.
Se pueden tomar hasta siete huevos a la semana.
Se debe consumir a diario leche, queso o yogurt.
La carne roja sólo puede consumirse una o dos veces por semana.
Se pueden consumir uno o dos copas de vino al día.

Este podría ser un menú diario:


Desayuno
Un café con leche.
Una rebanada de pan con aceite de oliva.
Un vaso de zumo de naranja natural.

Aperitivo

Una pieza de fruta.

Comida

Lentejas guisadas.
Albóndigas con guisantes y zanahoria.
Fresas con nata.

Merienda

Queso fresco con miel.
Cena


Ensalada mixta.
Pescado al horno con patata asada.
Un yogurt.


Recuerde consultar al médico antes de someterse a cualquier dieta.

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios