Dormir mas aumenta el deseo sexual

Uno de las excusas más comunes para no tener relaciones sexuales es echarle la culpa al "cansancio", de hecho, una encuesta realizada por el sitio británico metro hace unos años demostró que había superado incluso a los "dolores de cabeza". Pero un estudio norteamericano con más de mil empleados de tres empresas encontró que el 76% de los trabajadores se sentía cansado muchos días de la semana.

Ya se conoce que la falta de sueño contribuye a la obesidad, enfermedades del corazón, diabetes y hasta en reducción de la expectativa de vida. Ahora parece que puede arruinar el sexo también según confirma la ciencia.

Un estudio piloto publicado este mes se analizó entre 171 mujeres jóvenes la relación del sueño con el deseo sexual. Los resultados demuestran que el sueño afecta directamente al deseo y la excitación, aunque esto no significa que estar cansado pueda no ser un impedimento en ocasiones.

Además, una hora extra de sueño llevó a un aumento del 14% en las probabilidades de tener sexo al día siguiente. Dormir más incluso incrementó la facilidad con la que las mujeres sienten "excitación genital", la cual midieron gracias a la escala de excitación genital del Índice de Función Sexual. La pregunta entonces es: dormir mas aumenta el deseo sexual.

Se estima que el 20% de las mujeres tienen problemas con la lubricación (las causas van desde la menopausia hasta una insuficiencia en los juegos previos) y el doctor Kalmbach cree que también esto podría ser debido a la falta de sueño, ya que la fase de sueño MOR (de movimiento ocular rápido o REM, por sus siglas en inglés) en las mujeres se asocia con un aumento del flujo de sangre a la vagina, mientras que la falta de sueño está ligada a la reducción de los niveles de hormonas andrógenas, reduciendo significativamente el deseo de sexo.

El sexo es extrañamente muy complejo para ser una actividad tan esencial y natural. Los estudios de la pérdida del deseo en las mujeres a menudo citan factores psicológicos: la excesiva familiaridad con una pareja, la institucionalización de las relaciones o la pérdida de intimidad. Pero lo fisiológico está presente también: el sueño es esencial en la promoción de respuestas sexuales saludables a través de sus acciones regulatorias sobre las hormonas, al igual que protege contra las condiciones médicas. La cantidad recomendada para cualquier persona mayor de 18 años es de entre siete y nueve horas por noche. 

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios