Si no puedes cumplir con el pago de tu tarjeta de credito - elistmopty

ULTIMAS

Buscar en elistmopty

sábado, 12 de diciembre de 2015

Si no puedes cumplir con el pago de tu tarjeta de credito

¿Qué pasaría si dejara de pagar deudas?

Si esta pregunta está en tu mente es porque estas observando los nubarrones en el horizonte o ya estas envuelto en una tormenta. Pero no desesperes, debes saber que no eres el único que puede no encuentra la luz al final de túnel.

La situación económica no está nada fácil. Todo buen ciudadano se esfuerza en estar al día con el pago de sus obligaciones, pero muchas veces uno se ve forzado a postergar pagos para dar prioridad a gastos de primera necesidad. Cuando esto ocurre, muchos acreedores practican o contratan agresivos servicios de cobranza que pueden convertirse en una pesadilla para usted, sus familiares y amigos.

En algunos países progresistas han desarrollado leyes en protección del deudor como en el sistema legal de los Estados Unidos donde se cuenta con la Ley de Prácticas Justas para la Cobranza de Deudas o “FDCPA” por sus siglas en inglés: Fair Debt Collection PracticesAct, que prohíbe a las compañías la utilización de prácticas abusivas, injustas o engañosas para obligarlo a pagar.

Sin embargo, en otros solo se cuenta con débiles legislaciones que son ampliamente ignoradas por las entidades crediticias o interpretadas a su conveniencia. Como es el caso de Panamá donde existe La Ley 81 del 31 diciembre 2009 en su Artículo 13. 

Terminación de contrato. El tarjetahabiente podrá dar por terminado el contrato de tarjeta compareciendo personalmente a las oficinas del emisor o mediante comunicación a este, por escrito o por las vías tecnológicas que el emisor ponga a su disposición. Una vez recibida esta comunicación por el emisor, no podrá hacerse ningún tipo de cargo o recargo por ningún concepto, salvo los intereses devengados por el uso del dinero hasta el día de la cancelación del contrato. Por su parte, el emisor, una vez recibida la comunicación de cancelación y transcurrido cinco días, podrá transferir el saldo de la línea de crédito de la tarjeta a un préstamo personal a nombre del tarjetahabiente, a la tasa de interés que mantenga para ese tipo de obligaciones, hasta la cancelación total de la obligación y por un plazo mínimo de treinta y seis meses. A este préstamo no se le podrá aplicar recargos, comisiones ni gastos de manejo iniciales.

Sin embargo, a pesar de las legislaciones en algunos países las practicas de acoso ocurren a diario en todas partes. En este artículo, queremos informarte sobre algunas prácticas comunes de acoso por deudas.

Llamadas donde la persona o institución no se identifica debidamente.

El uso de insultos o malas palabras.

Amenazas de hacerle daño.

Llamadas repetitivas con la intención de molestarlo, acosarlo o abusar de usted o a cualquier otra persona que conteste el teléfono.

La publicación de listas de personas que han fallado en el pago de sus deudas, excepto la entrega de su información a una compañía de reporte de crédito.

Es importante entender que el exigir a un cobrador a que deje de llamar no impide al cobrador el buscar otras vías legales para cobrar la deuda que usted mantiene, lo cual puede incluir una denuncia en su contra o la entrega de su información a una compañía de reportes de crédito. Sin embargo, usted debería tener derecho a que regulan cómo debe ser la comunicación con los cobradores, y conocerlos bien lo hará menos vulnerable ante un acoso por deudas.

No se debería permitir que el acoso por deudas interfiera con su vida.

Debería ser ilegal contactarlo durante horas inusuales, por ejemplo, mientras usted duerme o en momentos que ellos saben que son incómodos para usted, como un domingo o un feriado. Debería ser prohibido contactarlo en lugares inapropiados, como por ejemplo en su centro de trabajo si es que el cobrador sabe que usted no puede recibir llamadas allí.

Si lo intentan contactar exíjales información completa.

Otro ejemplo de acoso por deudas incluye cobradores contactando le alegando que usted le debe dinero. El cobrador debe proporcionarle información básica acerca de la deuda, lo cual debe incluir el nombre del acreedor, el monto que usted debe, y cómo podría usted apelar esta deuda o solicitar verificación.

Es buena idea solicitar formalmente y por escrito una verificación de la deuda. De esta forma, solicitar más información en caso usted no esté seguro si la deuda es real o si la cantidad exigida por los cobradores es la correcta. Si dentro de los 30 días luego de haber recibido la información solicitada usted cuestiona la deuda por medio de una carta formal, el cobrador no debería poder llamarlo ni contactarlo hasta que su cuestionamiento haya sido investigado y el cobrador le haya entregado a usted por escrito la verificación o aclaración de su deuda.

Cuando lo llamen pídales que se identifiquen.

Usted debe solicitar al cobrador el nombre y la dirección de la persona o institución a la que usted le debe dinero. Si usted envía una carta formal dentro de los 30 días, el cobrador debe detener toda comunicación con usted hasta haberle entregado dicha información.

Una vez recibida la información que usted solicitó o la respuesta a su cuestionamiento de la deuda, revise sus propios archivos y asegúrese de que su información coincida con lo que ellos le enviaron. Si usted no reconoce el nombre del acreedor, pregunte si este compró la deuda a otra persona o compañía que le prestó el dinero, y de ser así, cuál es el nombre de esta persona o compañía. Es su derecho exigir esta información, y es deber de los cobradores entregársela por escrito. De no tener nada por escrito no se podrá defender ante una demanda.

Deje que un abogado hable por usted.

Si usted cuenta con un abogado y el cobrador dispone del nombre y número telefónico él, el cobrador debe dejar de llamarlo a usted y comunicarse directamente con su abogado. Si usted ya está siendo representado y recibe la llamada de un cobrador, dígales quién es el abogado que lo defiende y exija que toda comunicación sea, en adelante, con él en lugar de usted.

Mantenga informados a los suyos.

Conocer nuestros derechos es la mejor manera de defendernos de los abusivos. Una deuda no debe convertirlo a usted o a su familia en víctimas de prácticas deshonestas o inescrupulosas por parte de personas que sólo buscan recuperar su dinero sin importarles el daño emocional y psicológico que pueden causar a sus deudores. Lo invitamos a compartir esta información con quienes puedan encontrarla útil.

Estas recomendaciones y mucha información más que podrán cambiar la forma como enfrentas situaciones limites son parte de un libro que ha sido lanzado exitosamente a través del Amazon.con en versiones digitales e impresas. Karen no te rindas. La información contenida en este libro puede resultarle sumamente valiosa así como algunos de los testimonios que acreditan su veracidad.

Acerca del libro qué opinan los lectores

«Este libro me ha traído luz a mi camino. No logre encontrar información en internet respecto a que pasa cuando caes en verdaderos problemas. No hay información, pero encontré este libro y me ha traído paz y ganas de seguir. No se trata de cómo se ven las cosas ahora, aunque parece que no hay salida. Ojalá hubiera leído este libro antes de cometer tantos errores. Soy una Karen y voy a salir adelante...»

 «Me gusta que es una historia bastante realista. Los que se han enfrentado a dificultades y han pasado por situación similar lo saben...»


 «Es un relato tan desgarrador que el autor debería considerar una ampliación y publicar los nombres de los que actuaron contra Karen, así sean bancos reconocidos para que el público conozca ese lado oscuro y estén preparados para lo impensable, contar la verdad no es delito...»


«Tiene buenas perspectivas sobre lo que podría o no podría pasar en circunstancias cómo estás. Sería también un llamado a reflexión ante cuan inhumano puede ser el sistema a veces. Lamentablemente no todos son como Karen y se rinden de la peor manera. Ojalá este libro sirva de inspiración a muchos para que sepan que no es el fin del mundo si algo así les pasa...»


Sobre la temática de las tarjetas de crédito y el endeudamiento he publicado varios artículos de opinión:


Si requieres asistencia de un abogado puedes escribirnos te pondremos en contacto con un profesional de acuerdo con tu necesidad. Reitero, esta no es una publicación para generar ventas de un libro, es una publicación guía para aquellos que buscan el conocimiento que los ayude a superar situaciones difíciles.

Acerca del libro qué opinan los lectores


«Este libro me ha traído luz a mi camino. No logre encontrar información en internet respecto a que pasa cuando caes en verdaderos problemas. No hay información, pero encontré este libro y me ha traído paz y ganas de seguir. No se trata de cómo se ven las cosas ahora, aunque parece que no hay salida. Ojalá hubiera leído este libro antes de cometer tantos errores. Soy una Karen y voy a salir adelante...»

 «Me gusta que es una historia bastante realista. Los que se han enfrentado a dificultades y han pasado por situación similar lo saben...»

 «Es un relato tan desgarrador que el autor debería considerar una ampliación y publicar los nombres de los que actuaron contra Karen, así sean bancos reconocidos para que el público conozca ese lado oscuro y estén preparados para lo impensable, contar la verdad no es delito...»

«Tiene buenas perspectivas sobre lo que podría o no podría pasar en circunstancias cómo estás. Sería también un llamado a reflexión ante cuan inhumano puede ser el sistema a veces. Lamentablemente no todos son como Karen y se rinden de la peor manera. Ojalá este libro sirva de inspiración a muchos para que sepan que no es el fin del mundo si algo así les pasa...»


CLICK en la imagen para comprar en Amazon.com. Si no tienes cuenta en Amazon o tarjeta puedes acercarte a AirBox Express y ellos pueden comprarlo por ti.

La legalidad de la publicación de leyes vigentes en esta entrada se fundamenta en el artículo 1941 del Código Administrativo que en la letra señala “Es permitido a todos reproducir las leyes, reglamentos y demás actos públicos con la obligación de conformarse con la edición oficial, sin que los editores queden autorizados para alterar la enumeración autentica de las disposiciones legales”. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sígueme por Email