El sonido de las pailas - elistmopty

Breaking

Buscar

Ciudad de Panamá




Print Friendly and PDF

Thursday, 15 February 2018

El sonido de las pailas

En lo que parecía ser una noche como todas las demás, un sonido irrumpió en la oscuridad. Era el sonido de las pailas. Al principio un sonido pequeño, insignificante y solitario, pero en pocos minutos se convirtió en un sonido grande que se contagió hacia muchos barrios de la ciudad. Recuerdo que hacía mucho tiempo que no escuchaba algo similar, y que estuviese relacionado con acontecimientos que nos afectan a todos, porque según los que promovieron esta singular forma de protestar, lo hicieron porque están #K-breados de tanta corrupción.

Esta es la tercera acción de un grupito que parece que algo se tomó, alguna pócima que les alteró la percepción de la realidad, debe ser así porque la corrupción es algo que se acepta en público en silencio, pero en privado se despotrica a más no poder. Nadie hace nada, ni dice nada bueno con algunas excepciones, como la de un tío que anda con un megáfono hace décadas protestando, pero no se cansa, sabrá cuántos zapatos habrá gastado en ese menester. Y ese tío sí es valiente, porque ni los garrotazos que le han metido lo doblegan.

El grupito este, que dicen que tiene doble intención, dicen que no tiene credibilidad, dicen que lo hace por intereses propios, y dicen y dicen de todo, pero han logrado lo que muchos grupitos no han logrado, pero ni en décadas: hacer que las masas pongan atención en algo, algo muy peligroso, sin pagarles, sin agendas, sin jamones, sin mentiras. ¡Ah, disculpen!, eso lo hacen otros personajes en una jaula en plena ciudad.

En lo particular, no me interesa quiénes o quién está detrás de ese movimiento, porque lo importante no son los personajes, es el mensaje, y el mensaje es real, no se puede ocultar, la corrupción está destruyendo nuestra sociedad, nuestro país, nuestro futuro. Y lo que es peor, estamos permitiendo una sociedad que facilita la corrupción, o como dice alguien, el sistema los obliga a corromperse. Y los llamados a enderezar el rumbo están ocupados, taquillando por su popularidad.

La corrupción no solo es el acto de utilizar los recursos del Estado en su provecho o apropiarse indebidamente. La corrupción es no derogar leyes que permiten la corrupción, la corrupción es no formular leyes que permitan que los ciudadanos puedan tener un nivel de vida adecuado.

Cuando un ciudadano es condenado por una iguana, un caballo o una vaca. Cuando un ciudadano pierde su hogar, cuando un ciudadano es perseguido por sus acreedores hasta despellejarlo, mientras otros roban millones y andan impunes esperando que los delitos prescriban, pero al ciudadano común se le aplican penas inmediatas, el sistema está corrupto.

El sonido de las pailas no asusta a los corruptos, porque no se detienen, el sonido de las pailas no es para ellos, es para nosotros, para que despertemos, para que nadie vea la corrupción como un hecho aceptable. El sonido de las pailas no debe detenerse, no por los corruptos, porque ellos no son dueños de sus destinos, somos nosotros los que decidimos su destino. Sigamos sonando las pailas, para que los que siguen dormidos despierten.

El autor es analista de negocios y editor del Blog Panamá, el istmo a pleno sol
Comentarios en: o

No comments:

Post a Comment

También le puede interesar…

Formulario de contacto

Name

Email *

Message *