Wilfred Methusiel Berry Gonin - Lord Cobra - elistmopty

Breaking

Buscar




Print Friendly and PDF

Thursday, 8 November 2018

Wilfred Methusiel Berry Gonin - Lord Cobra



Nació en Bocas del Toro, el 17 de octubre de 1926. Fue conocido como Lord Cobra a lo largo de su vida, y fue la ciudad de Colón, sin embargo, que presenció el crecimiento y desarrollo de una carrera artística que comenzó casi accidentalmente a la edad de los 16 años, cuando, junto a algunos de sus amigos, comienza a improvisar y componer canciones que eventualmente se convierten en legendarias a lo largo de todo Panamá, Centroamérica y el Caribe y todo el mundo. La fama del canta autor Señor Cobra, incluso llegó a ser algo de esperar para sus aficionados ansiosos de escuchar sus tesoros folklóricos. Su fama llegaría a la gran manzana de New York, Alemania, Grecia, la India, Londres y otras ciudades asiáticas en el mundo.

Desde muy joven, Lord Cobra, estuvo rodeado de músicos que se apodaban “Los Hijos de Antillanos,” grupo musical que desarrolló nuestro Calypso panameño por aquellos años en que se insertaban sabores panameños. Es eso que siempre ha distinguido ese género de otras variantes en la región del Caribe que es de donde provino el género musical poetizado. Los integrantes del grupo musical “Los Hijos de Antillanos” fueron de los primeros en grabar y popularizar la mayoría de las piezas del repertorio del trovador. Lord Cobra llegaría a hechizar a sus seguidores y fanáticos panameños con su repertorio único, y fue su innato talento para rimar en español que le gana tanta popularidad en ese entonces, algo muy inusual en Panamá.

Sus hazañas musicales se convierten en colecciones de sus canciones grabadas en discos de vinil- L.P., o discos de larga duración- que aun forman parte de colecciones privadas celosamente custodiadas por sus propietarios. Hoy siguen siendo parte de nuestros tesoros culturales intangibles esos discos que fueron producidos en la etiqueta comercial Loyola, y que incluyen las piezas más populares de su repertorio como fue “Banana,” “Christie,” “Bautismo,” y ese popular “The Man with the Big Suitcase,” (“El Hombre de la Maleta Grande”). Su amplio repertorio comprende las composiciones más raras y cotizadas en nuestra historia cultural.

Como autor, él mismo admitió de haber compuesto por lo menos 40 canciones. Era así tan popular que sus Calypsos fueron reconocidos por su irresistible ritmo bailable, y para un público bailarín estuvo en gran demanda llegando momentos en nuestra historia en que ninguna de las discotecas bailables respetadas o cabarés, clubes nocturnos, ni barras en la Ciudad de Colón, dejaría pasar ocasión de contratar los servicios del gran Señor Cobra. Fue un trovador y poeta del género extraordinario quien dio a menudo su característico toque de humor a las letras, convirtiéndolas en parte fundamental de nuestra cultura Westindian y del Calypso enteramente panameño.

Como compositor musical Cobra fue como buen sastre ante su mejor confección y escribía las letras de sus composiciones sentado rodeado de su entorno natural. A menudo se le podía encontrar dentro de esos límites curiosos del patio interno de un edificio local donde vivía humildemente. Eran tiempos en que casi todas las ciudades urbanas panameñas tenían esos casones de madera que hacía juego con los callejones con nombres conocidos. Aunque fueron muchos los años antes de que se aplicaran las leyes sobre el derecho de autor, el inigualable ritmo del Señor Cobra prevenía a los plagiadores presentar sus canciones como suyas.

Cobra en esos entonces se la pasaba observando y escuchando ocurrencias cotidianas del diario vivir, en especial en el barrio del “Marañón” que él tanto quería, por ser que ese antiguo barrio era hogar de pequeñas cantinas poco oscuras, sitios que se llenaban de clientela- generalmente de vaqueros hediondos ha ganado- y el amargo perfume de vieja cerveza derramada.

History Roots 

Comentarios en: o

No comments:

Post a Comment

También le puede interesar…