¿A qué se está apostando?: MOVIN OPINA - elistmopty

ULTIMAS

Buscar en elistmopty

martes, 2 de julio de 2019

¿A qué se está apostando?: MOVIN OPINA



El Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos, ICIJ, en colaboración con el diario La Prensa ha publicado nueva información sobre Odebrecht, el caso de corrupción más complejo en que Panamá ha estado  involucrado.  Dicho caso ha implicado a figuras en toda Latinoamérica, llevándolas ante la justicia, como en Perú que, sus cuatro últimos presidentes han sido encausados. Sin embargo, en Panamá no vemos avances. 
Las nuevas revelaciones nos permiten conocer aspectos creativos de la trama. Aguía, Cachaça, salario Ratatoulle, canario, periquito; y nadie sabe con certeza cuántos más hay en la pandilla con nombres muy singulares que identificaban a los que recibieron sobornos. Los panameños tenemos el derecho a conocer quiénes son estas personas encubiertas por nombres claves, los que aprovechándose de su posición, recibieron enormes sumas de dinero producto de acciones delictivas, dineros que debieron ser recibidos por las arcas del estado. 
La investigación en Panamá ha sido muy accidentada.  Por un lado los diversos blindajes de algunos de los involucrados, por ser diputados o por estar aspirando a un cargo de elección popular; por otro lado, la insistencia de los jueces de negar las extensiones de tiempo solicitadas por el Ministerio Público, lo que permitiría que los involucrados eventualmente queden impunes.
Los ciudadanos tenemos muchas preguntas y pocas respuestas.  La realidad es que la investigación más compleja que está desarrollando el Ministerio Público está paralizada en el pantano de la lentitud legal, muy característico de nuestro Órgano Judicial.
Mientras no se decida el destino de la apelación presentada por el Ministerio Público el pasado mes de mayo, el tiempo transcurre y corremos el riesgo de que  estos delitos prescriban y queden en la impunidad. ¿Acaso se está apostando a que, en efecto, el caso prescriba? Esperemos que no sea así. Debemos exigir que quienes tienen el poder y la responsabilidad de hacer justicia entiendan que ésta no es objeto  de apuestas.  Ese tipo de apuestas sería nefasto, una absoluta irresponsabilidad de quienes tienen en sus manos el sentar un precedente histórico que vendría a fortalecer nuestra institucionalidad y nuestra democracia. 
La injusticia, la impunidad y la poca certeza del castigo son las semillas de la insatisfacción social que derrumban los estados de derecho. Este caso debe llegar hasta las últimas consecuencias. Panamá no puede apostar en democracia, debe hacer que funcione la justicia con celeridad en los tiempos ciudadanos que no prescriben, #CaigaQuienCaiga. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sígueme por Email