Curiosidades de las hordas de Piratas, Corsarios y Filibusteros en el Panamá Colonial.


Siempre me han gustado las fases de la historia del período colonial en Panamá. 

Desde mis estudios en Historia y Geografía de Panamá entre los años 1985 - 1988 hemos analizado textos históricos relacionados con la Época Colonial en todo el istmo.

Hoy haremos un análisis histórico con los aportes de connotados historiadores panameños de la talla de Don Rubén Darío Carles Oberto, Celestino Andrés Arauz cuyos aportes literarios en los textos:

* 220 años del Período Colonial en Panamá
* El Panamá Hispano

Nos han servido de marco de referencia bibliográfica para impulsar está glosa dentro del marco de los 500 años de la fundación de la primera ciudad colonial en el litoral del Mar del Sur (Océano Pacífico).

Pues bien, la piratería no nació con el descubrimiento del nuevo mundo, pues ya existía desde épocas inmemoriales.

En la Bula del Papa Alejandro VI denominada " Inter Caetera " del año 1493, dividió los dominios de los reinos de España y Portugal mediante una línea imaginaria que iba de Norte a Sur, cien leguas al Occidente de las Islas Azores y del Cabo Verde en África Sur.

El resto de las potencias europeas quedaron fuera del reparto, originando protestas y el desconocimiento de está disposición impulsando los actos clandestinos de apoyar ataques a los dominios españoles en las tierras descubiertas en el nuevo mundo.

Es en el Tratado de Tordesillas (poblado español) donde se plasma la ratificación y amplitud de la nueva división oceánica con la amplitud de la medición original a 370 leguas al Oeste de Cabo Verde (África). Esto promovió que el Imperio Español iniciará el fortalecimiento de sus dominios de ultramar al igual que el Imperio de Portugal.

Las potencias europeas excluidas adoptaron la estrategia de arrebatar a estas potencias las riquezas extraídas cargadas en galeones colmados de oro, plata, perlas poseídas por las civilizaciones Aztecas, Toltecas, Mayas, Incas y demás posesiones de los aborígenes de las ciudades en el nuevo mundo. De esta forma incursionan los llamados piratas, corsarios y filibusteros, e inclusive nacen los contrabandistas de esclavos sustraídos violentamente del África meridional y central quiénes jugaron un papel importante en la construcción de las ciudades coloniales pese a los malos tratos que motivaron motines y al cimarronaje en búsqueda de la anhelada libertad.

Los franceses, ingleses, escoceses, holandeses pronto se convirtieron en asiduos y férreos atacantes de las flotas de galeones cargados de incalculables riquezas, al igual que las ciudades españolas en América. La Corona Británica otorgaba patentes de corso a experimentados marineros a cambio de obtener derechos y posesiones, de esta manera nacen los llamados Corsarios quienes desafiaron a los militares españoles en cada ataque de ultramar.

Mediante la teoría denominada " Mare Liberum" la cual se consideraba que ninguna nación o imperio era dueño o soberano de los mares, en el tránsito de sus naves en las diversas rutas mercantiles, a los cuales protagonizaban feroces ataques navieros a los cargados galeones colmados de riquezas hacia los Puertos de Cádiz y Palos en los dominios españoles.

El auge del comercio entre España y sus colonias generaba alrededor de treinta millones de pesetas haciendo nacer una gran avaricia para piratas, corsarios y filibusteros desplazados por tierra y mar empezando por los dominios del mar Caribe atacando Jamaica, Cuba, Santo Domingo, Isla Tortuga, Santa Catalina una y otra vez, noche y día sin descanso.

En algunas ocasiones apoyados por aborígenes naturales (llamados hoy indios originarios) y cimarones libres (antiguos negros esclavos).

Llegaron así al istmo de Panamá hábiles piratas y corsarios como John Oxeham en 1573, Sir Francis Drake en 1567,  Francois L. Ollonnois en 1665, Coxon y Sharp en 1680,William Dampier y Walffer,  William Parker en 1601, Mansvelt en 1665, Sir  Henry Morgan en 1668, Raveneau De Lussan en 1685,  Guillermo Patterson en 1695, Edward Vernon en 1742,  los Filibusteros y Contrabandistas de Coclé del Norte colonial en 1745,  todas estas personalidades del mundo de los siniestros atacantes a las ciudades del Istmo colonial hispano.

Veamos unas curiosidades.

Francisco L' Olonnois para los españoles conocido como el Olones fue el pirata de los peores instintos salvajes. Se dice que cuando capturaba las guarniciones españolas montaba en ira iracunda cuando no se le revelaba el sitio donde se ocultaban los lingotes de oro y plata, a tal punto de llegar a extraer del pecho de los capturados sus corazones aun latiendo para intimidar y conseguir sus objetivos de ataque.
Los indios lo capturaron vivo en Darién haciéndolo prisionero a y sus seguidores, haciendo pedazos el cuerpo vivo en la hoguera.

La noticia del trágico final del Olones fue motivo de tranquilidad entre las colonias españolas en el Mar Caribe, siendo el pirata más temido.

De Acuerdo con los escritos del cronista Esquemelim médico de Sir Henry Morgan luego de que éste atacara el Fuerte San Lorenzo y navegara aguas arriba del Rio Chagres atacara el poblado Venta de Cruces ,  avanzó por la espesa selva tropical a punto de perder buena parte de sus hombres débiles y hambrientos,  enfermos por las picaduras de terribles insectos,  con tanta escases de alimentos a tal punto de tener que sofreír en manteca las solapas de sus largas botas hasta comérselas para sobrevivir a las inclementes lluvias y animales lograron avistar desde una colina la Ciudad de Panamá,  considerada la Reina del Pacífico lo que hizo levantar los ánimos y preparar la estrategia de la toma de la Ciudad por la parte de atrás conocida en aquel entonces como Pierdevidas dónde habían unas fincas ganaderas , las cuales fueron asaltadas y sus reses tomadas como muro de protección para avanzar a la ciudad ya que los españoles no esperaban la llegada de piratas por dicho sector,  logrando Morgan y sus hombres tomarse la ciudad en medio del caos y el incendio pavoroso.


Sir Francis Drake Corsario de la Corona Inglesa atacó la Ciudad de Nombre de Dios, la Aldea de Ventas de Cruces, el Castillo de San Lorenzo, la Ciudad de Portobelo en donde muere de disentería y de acuerdo con sus cronistas pidió antes de morir que su cuerpo fuera despedido con honores (era parte de la Corte Real Inglesa de ahí el título Sir) en una caja de plomo sólido y echado a lo profundo de la Bahía de Portobelo.

Con la caída de las Ciudades Coloniales Españolas en el Istmo de Panamá como Nombre de Dios, Portobelo, la Ciudad de Panamá,  la clausura de las Ferias de Portobelo,  la clausura de la ruta terrestre por el Camino de Cruces y el Camino Real , el desvío por el llamado Cabo de Hornos de las riquezas traídas desde Perú embarcadas desde el Puerto del Callao hacía puertos españoles se inició la pérdida del interés colonial por Panamá por piratas prevaleciendo sólo los traficantes de esclavos , con algunos pocos intentos fallidos de tomarse la fuertemente amurallada nueva Ciudad de Panamá.

Como una curiosidad colonial el poblado de Santa María de Belén, el litoral del Mar Caribe del Distrito de Donoso, Provincia de Colón, al igual que Portobelo y Nombre de Dios, superan en años de fundación a la Ciudad de Panamá que cumplió 500 años de fundación, cuyos habitantes provenían en su mayoría desde Santa María La Antigua del Darién.

Restos Históricos - Coloniales de la Ciudad de Panamá atacada por Sir Henry Morgan, quién venía de atacar la Ciudad de Portobelo y el Castillo de San Lorenzo en el litoral del Mar Caribe (Provincia de Colón)




Antigua Carta Cartográfica de la ruta del Chagres Colonial.


Mapa del Darién Colonial

Mapa que muestran (en puntos suspensivos) la Ruta Colonial de Cruces y el Camino Real por donde se trasladaba de la Ciudad de Panamá hacia la Ciudad de Portobelo del oro y la plata desde el Perú, motivo de los ataques de piratas, corsarios y filibusteros en el Panamá Hispano.

Torre de la antigua Ciudad de Panamá con más de 500 años construida por esclavos negros e indígenas construida de piedras, argamasa de cal y madera en su cúspide con 12 arcos para campanas de bronce y techo de tejas de barro, destruida por el último ataque del pirata Henry Morgan en el istmo de Panamá bajo el dominio colonial español. Posterior del ataque Morgan viajo a Port Royal, Jamaica donde años después muere.


Luis J. Ceballos M.
Investigador Historiográfico
Agosto, 2019

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios

Su opinión es importante, lo invitamos a comentar al final de la publicación y compartir en las redes sociales