El famoso sombrero de galleta.

Era compuesto por un tejido de una paja especial, algunos eran barnizados para dar una mayor consistencia y durabilidad, en su interior estaba forrado con una tela satinada con gabana suave.

Se hicieron muy populares en la d茅cada de los a帽os 20, 30 y parte de los 40 del pasado siglo XX.  En la d茅cada del 50 su popularidad decay贸 con los sombreros de castor.

Este tipo de sombrero lo lucieron grandes estrellas de cine, atletas ol铆mpicos (Olimpiadas de 1928,1932,1936), empresarios y presidentes de la Rep煤blica (en Panam谩 este tipo de sombrero lo lucieron como parte de su vestuario Don Ernesto Ja茅n Guardia, Juan Dem贸stenes Arosemena, Augusto Samuel Boyd, Ricardo A. De La Guardia, Ricardo J. Alfaro).

Dr. Ricardo J. Alfaro
Hubo una Sombrear铆a llamada "La Paloma" propiedad de Don Jose Venancio Quezada ubicada en la calle 12 a un costado del Dispensario de atenci贸n de los Tuberculosos (hoy Centro de Atenci贸n Social Amad Waked) que los limpiaba a vapor, restauraba la textura de la paja del sombrero y reemplazaba la gabana a un m贸dico precio de B/.2.00 entre los a帽os 1930 y 1960 cuando decay贸 su popularidad en la Ciudad de Col贸n.

El Costo de este estilo de sombrero no pasaba de B/.4.50 y hasta B/. 12. 00 en aquel entonces y dependiendo del tipo de confecci贸n, vendidos en Sombrereria Aldao, de la calle 10 y Avenida Del Frente, Almac茅n Betfit de la calle 11 y Avenida Balboa, Bazar Americano de la calle 8 y Avenida Del Frente.

Este estilo de sombrero es muy popular durante las elecciones de los norteamericanos por muchas d茅cadas.
Fotograf铆a que muestra la popularidad que alcanz贸 el " Sombrero de Galleta " cuando el entonces Presidente Doctor Harmodio Arias Madrid lo luci贸 en la llegada al Puerto de Crist贸bal (Panam谩 Canal Zone) del presidente de Norteam茅rica Franklin D. Roosevelt en 1934.
En la Ciudad de Col贸n, la Popular Comparsa Los Brasileros imito por muchos a帽os la elaboraci贸n de 茅stos populares sombreros con materiales locales haci茅ndolos muy llamativos y elegantes durante los carnavales, aunque indiscutible que no eran como los originales hechos de paja y barnizados.

Luis J. Ceballos M.
Historiador
Noviembre, 2019

0/Publicar un comentario / comentarios