El relevo generacional


La inexistencia de planes de relevo generacional pone en riesgo la sostenibilidad de cualquier empresa a corto, mediano y largo plazo, pues existe una alta dependencia de las generaciones que deben retirarse para sostener la continuidad del negocio. Ninguna empresa que quiera mantenerse vigente puede imaginar que podrá sostener a través del tiempo el éxito dependiendo de personas a quienes el tiempo reclama un placido retiro. 
El no abordar un plan de relevo generacional oportunamente, con profesionalismo atendiendo a las mejores prácticas empresariales de captación y/o preparación de prospectos para relevar a quienes por ley o por edad o porque así lo decidan no quieren continuar puede provocar la caída abrupta de una empresa solida al pantano corporativo.
El relevo generacional es un asunto de buen gobierno corporativo que debe ser planeado y no puede dejarse al azar. Planear la transferencia del control de la compañía a las siguientes generaciones es asegurar el futuro de la compañía.
En muchas empresas en relevo generacional es deliberadamente relegado por causas que van desde el desinterés hasta por total egoísmo profesional de no trasmitir conocimientos o lo que es peor la obstinación de quienes quieren permanecer eternamente en sus cargos obstaculizando el surgimiento de nuevos liderazgos.
 El escenario de las entidades gubernamentales es aún peor puesto que existe un completo desastre con total carencia del relevo generacional. Las entidades están sometidas a los vaivenes políticos donde en cada periodo se reinventa lo inventado o le pasan los puestos de mando y jurisdicción a amigos, copartidarios que en un gran porcentaje carecen de las competencias necesarias. El resultado es un desastre provocado. 

0/Publicar un comentario / comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente