Escrito el 21 de agosto de 2018 por el Pastor Gilberto F. Blackwood T.


Mi pensamiento de hoy es Panamá. Nuestro país, nuestros gobernantes, nuestra cultura, esta mezcla increíble de ideas que me vienen a la mente. 


Alguien dijo que Panamá era puente del mundo corazón del universo. También dijeron que Panamá era cultura de muchas razas. Aquí el oriental, hebreo, árabe, blanco, negro, etc. todo el mundo comparten los mismos supermercados, almacenes, calles, hoteles, piscinas, tiendas. Se puede comer platos internacionales, locales, criollas, americanas, españoles, restaurantes especialistas en carnes a lo argentino, sopas, platos antillanos, costeños, coreanos, kimchi, me siento bien en mi Panamá.

Pero hay algo que me llama la atención. Cada día veo más débil o desbalanceada nuestra economía. Cada día me digo, el gobierno tiene sus manos metidas en la economía de todo el mundo, pero no veo beneficios, no veo mejorías en las escuelas, en la salud, en la distribución de las riquezas, los jubilados y pensionados con un estancamiento salarial, gracias a la condición inflacionaria se hace más pobre cada año. Especulaciones a tal grado que pareciera que ningún profesional graduado en el futuro podrá comprar una casa en un lugar adecuado, salvo que genere 2 ingresos, o tenga alcance a los dineros que corresponde al pueblo como algunos ahora. 

Dice Dios: Isaías 1.16-17: 

Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.

¿Y, porque les decía eso?: Isaías 1.23:  Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno, y van tras las recompensas; no hacen justicia al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda.

Permítame explicarles esto en buen panameño: Tus Príncipes; Nuestros gobernantes sea de la posición que tengan en el gobierno, aunque no todos, pero tienen poder por su posición; Prevaricadores: Son infractores, son delincuentes, son transgresores, no están para servir sino hacer lo malo con lo ajeno, Compañero de Ladrones; Sus amigos, compañeros y con los que repartan el tiempo son todos ladrones y vividores; todos aman el soborno, y van tras las recompensas (Todos ellos desean sobornos y quieren regalos). No hacen justicia para el necesitado, el pensionado, el estudiante de las escuelas. Por eso creo que tenemos la peor educación. No mejoran los beneficios de los asegurados, no crean beneficios arancelarios para que los nacionales y jubilados con sus casas y tierras puedan vivir con tranquilidad, no mejoran los hospitales, ni los servicios hospitalarios, no mejoran los salarios del empleado porque coimean a los dueños de empresas por esa razón dice la palabra de Dios aman el soborno.

¿Por qué no imitamos a los países más progresivos? ¡Ay! de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; Debemos imitar a los países que tienen el mejor sistema educativo, imitar los países con los gobiernos más honestos, imitar los países que castiga al malhechor sin darle vueltas, y compensar al que hace bien y hace justicia. Debemos imitar a los países que tienen los mejores programas de salud para sus ciudadanos en especial los pensionados, e imitar a los países que más invierten en la preparación del individuo, su educación y su estabilidad en la empleomanía. Debemos imitar a los países más limpios como Singapur, donde caminar las calles da placer a la vista. Porque no imitamos a los países multan a los que ensucian y se haga respetar a la ley y los que imparten la ley. Debemos imitar a los países que busquen oficio o ingrese en la milicia a jóvenes entre las edades de 17 hasta 23 quienes andan vagando y no haciendo nada con su vida.  

Panamá ha tenido y tiene, como corazón del universo, los contactos con todos los países que progresivamente han hecho bien en los anales de historia por logros extraordinarios en diferentes campos. Debemos aprender de todos ellos y no solamente ser un país con un canal, y con un capital llenos de edificios, sino con una cultura altamente progresiva que podrá producir en 2 generaciones de aquí un país ejemplar, digno de ser mencionado y admirado, donde la corrupción sea del pasado, y él juega vivo y los amadores de las coimas que se revuelquen en sus tumbas.

Todo gobernante que es injusto y roba y no sirve a su país como servidor público, lo que hace es destruir a su país. Ellos son los primeros quienes ponen la bandera en sus autos, casas y en un pin en sus sacos. Patriotas de figurita. Jesús decía, Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Yo diría: Estos políticos y gobernantes de figurita en banderita honran, más su corazón está lejos del país y cerca de los bancos.

El autor fue ayudante de mecánico tornero, aprendiz del Canal, capitán de remolcador y práctico del Canal. Es colonense, músico y reverendo.


0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios

Puede interesarte