Vete al Carajo


En los buques de propulsión eólica, como el Bergantín, el Galeón, la Fragata se utilizaba una especie de canasta básica para albergar al vigía que observaba desde el mástil más alto las novedades a distancia para luego informar al contramaestre y el Capitán del Buque que se observa en el horizonte mientras navegaba el buque. Esta observación permitió el avistamiento incluso de naves enemigas y de manera particular por ejemplo Rodrigo de Triana logró ver en las primeras horas de la mañana del 12 de octubre de 1492, la isla guaraní después de más de 1 mes de navegación.  A este puesto de vigilancia se le denomina Carajo.  De allí sale la frasecita "Vete al Carajo" para ordenar al vigilante a subir al mástil y ubicarse en el carajo (canasta) de vigilancia.

0/Comments = 0 Text / Comments not = 0 Text

Su opinión es importante, lo invitamos a compartir sus comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Puede interesarte